Andaba yo con una obsesión que era cortarme el pelo cada dos por tres. Pensé que tendría un final cuando me afeitase la cabeza, así que me puse una fecha y con ayuda de Tinins (que fue el verdugo) me afeité.

Fue el día 31 de Diciembre y lo hicimos en unas medidas de salubridad bastante precarias. Fue en el cuarto de baño de la academia de Tinins, donde había poco más que un grifo (sin agua caliente) y un espejo. La experiencia fue un poco dolorosa, sobre todo cuando es a contrapelo.

Cuando llegué a mi casa mi madre dio un grito como jamás le había oido. Mi padre se abochornó y decidí cenar con gorro. Bueno, me hice un par de fotos para recordar el evento.

Carvo 1

Carvo 1

Carvo 2

Carvo 2